La definición del proyecto cocina vive de dos momentos fundamentales:  la elección del producto  en relación con las preferencias estéticas y funcionales y  el modo de usarlo,  expresado mediante gestos y rituales que valorizan el ambiente decorativo y que lo hacen más personal. Su representación pasa por la narración de los diversos modos de vivir el día a día.